domingo, 22 de mayo de 2011

Eliminando la acrilamida e hidroximetilfurfural


Desde hace varios años las entidades que velan por la seguridad alimentaria están preocupadas por la presencia de dos compuestos cancerígenos en algunos productos alimenticios horneados y fritos: La acrilamida, que se puede formar al calentar alimentos que contengan almidón; y el hidroximetilfurfural que se forma durante la descomposición térmica de los glúcidos o azúcares.

Esa preocupación podría estar cerca de pasar a la historia: Un grupo de científicos españoles pertenecientes al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha patentado un producto que reduce en un 80% la formación de acrilamida en algunos alimentos y en un 98% la de hidroximetilfurfural.

La solución desarrollada por el CSIC es invisible y no altera las propiedades de sabor y olor de los alimentos, como ocurría en la mayoría de los métodos ensayados hasta el momento. Está formada por una mezcla de agua y productos naturales, como fibra, antioxidantes, ácido láctico y extracto acuoso de té de canela, entre otros, explican sus desarrolladores.

Así, el producto patentado por el equipo del CSIC pasa a ser la primera cobertura alimentaria que inhibiría simultáneamente ambas sustancias cancerígenas. Su uso es simple: Se aplica en la superficie de los alimentos antes de cocinarlos, que es donde se forma la mayor parte de la acrilamida y del hidroximetilfurfural.