martes, 27 de julio de 2010

Turbina a reaccion y tratamiento de aguas servidas

En la Universidad de Stanford, un equipo de científicos ha inventado un sistema que combina el tratamiento de aguas servidas con tecnología de cohetes, por incompatibles que parezcan ambas disciplinas.

Usualmente, el tratamiento de aguas servidas implica remover o agitar los líquidos para incorporar aire a la mezcla y permitir que bacterias aeróbicas descompongan los solutos orgánicos, produciendo entre otras cosas una mezcla rica en nitrógeno que puede usarse como fertilizante. El problema es que para remover la mezcla hay que mantener funcionando alguna clase de dispositivo mecánico que obviamente consume energía.

Si se usan, en cambio, bacterias anaeróbicas, no es necesario remover la mezcla para incorporar aire -con el consiguiente ahorro en maquinaria y electricidad- pero estas bacterias producen Óxido Nitroso -también conocido como Gas Hilarante-, el cual es uno de los gases con mayor impacto en el efecto invernadero, por lo que este tipo de tratamiento de aguas al final causa daños colaterales que lo hacen inconveniente. ¿Significa esto que no hay una manera barata de degradar los componentes orgánicos de las aguas servidas?

Ya no, queridos lectores, porque el profesor Brian Cantwell -especialista en motores a reacción- había estado trabajando en un cohete cuyo propulsor ocupa óxido nitroso como combustible, un uso que sólo deja aire caliente como residuo (en realidad, una mezcla de oxígeno y nitrógeno). Aprovechando el conocimiento así adquirido, y haciendo equipo con el profesor de Ingeniería Ambiental Craig Criddle, diseñaron un sistema de tratamiento de aguas en donde bacterias anaeróbicas producen óxido nitroso, y el propulsor diseñado por Cantwell lo usa como combustible para generar energía. Combinaron sus conocimientos para hacer una máquina que por un lado recibe aguas servidas y, por el otro entrega agua tratada y aire caliente.

Contando con los motores o turbinas adecuados, se puede aprovechar el óxido nitroso para mover generadores y así alimentar de energía a centros de tratamiento de aguas autosustentables, lo cual podría ser especialmente relevante en regiones del planeta con un abastecimiento de agua potable insuficiente. Esperemos que estos científicos encuentren apoyo y financiamiento para proseguir y perfeccionar su invento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario